Seguridad infantil en el hogar

Seguridad infantil en la cocina

SEGURIDAD INFANTIL EN LA COCINA: PREVENCIÓN DE ACCIDENTES INFANTILES

Además de las estadísticas, el 70% de los accidentes infantiles en el hogar se producen en la cocina, es éste un espacio especialmente atractivo para los más pequeñ@s, un mundo en el que los colores, los alimentos, las luces, los mandos y botones, etc., se convierten en una fuente de estímulos y el sitio donde saciar el apetito y la curiosidad infantil.

La cocina es, además,  el recinto donde papa y mama pasan muchas horas y de todos es sabido que la compañía es una de las cosas que más le gustan a nuestros hijos.

La prevención eficaz es aquella que tiene en cuenta todos los parámetros establecidos de forma general y en el caso de la cocina la supervisión del adulto en particular. De esta forma basamos las siguientes medidas preventivas:

  1. Cocinar en los fuegos interiores con los mangos inalcanzables a los menores.
  2. No transportar ni trasvasar líquidos o sólidos calientes si el pequeño está en la cocina (la mayoría de quemaduras se producen al caerle encima alimentos calientes).
  3. No tomar alimentos o bebidas calientes con el niñ@ en brazos.
  4. Evitar utilizar abrillantadores que hagan suelos resbaladizos, así como mantenerlos secos.
  5. Desenchufar todos los electrodomésticos después de su uso y alejar de la manipulación infantil.
  6. Proteger los mandos y fuegos de la cocina, mediante rejillas o barreras protectoras. Es importante en el caso de fuego por gas, tener presente la magnitud del riesgo en caso de que éstos sean manipulados por los niñ@s sin que un adulto se percate de ello.
  7. Las puertas de horno que no incorporen sistemas antiquemaduras, se deben proteger mediante pantallas que eliminen este riesgo, además los hornos y microondas deben disponer de un bloqueo para evitar la manipulación infantil del interior y las consiguientes quemaduras.
  8. Muchos de los electrodomésticos y elementos que implican más riesgo se encuentran a la altura de los niñ@s, cocinas, hornos, frigoríficos, pequeños electrodomésticos, etc., debemos establecer una organización basada en el bloqueo de aquellos continentes que alberguen contenidos peligrosos así como intentar colocar utensilios con los que el niño pueda curiosear sin riesgo (recipientes de plástico, cucharas de madera, etc.)
  9. El lavavajillas mientras se llena, contiene elementos cortantes y traumatizantes, por lo que debe incorporar un seguro de bloqueo que evite el acceso del niñ@ a su interior.
  10. Aun guardando en armarios altos los productos de limpieza, no debemos olvidar que los niños escalan  por lo que siempre se deben bloquear con dispositivos adecuados.

Además de todos estos requisitos, los adultos debemos valorar si el riesgo implícito que conlleva que el niño permanezca en la cocina precise la instalación de una barrera de seguridad en la acceso a dicho espacio en algunos momentos concretos,  sea la mejor medida preventiva.

Y por último una de las reglas de oro que evitan accidentes en espacios con gran acumulación de objetos que pueden suponer un riesgo infantil: “Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio”

 ©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin citar la fuente

segurbaby.seguridad infantil en la cocina
Seguridad infantil