Seguridad escolar

Normativa equipamiento escolar

NORMATIVA EQUIPAMIENTO ESCOLAR

PUERICULTURA ESCOLAR

Los requisitos para los productos de puericultura en escuelas infantiles son:

  • Cumplirán con la legislación europea que limita la comercialización y uso de sustancias peligrosas, especialmente en lo que respeta al uso de ftalatos.
  • Con propiedades ignifugas para el revestimiento y relleno según normativa aplicable.
  • Densidad suficiente para resistir las deformaciones por caídas de niños sin riesgo para las personas (25 kg/m3).
  • No deben presentar huecos por donde el niño pueda introducir los dedos.
  • Todos los acabados han de ser redondeados, no pueden existir aristas, ni elementos cortantes, el material empleado en la fabricación y/o los acabados no debe tener un efecto tóxico o irritante al entrar en contacto con él.
  • En el caso de llevar tornillos, éstos deben estar ocultos a la manipulación infantil y no pueden desprenderse. Así mismo no deben existir partes pequeña que se puedan separar o desmontar.
  • Los arneses (cuya anchura mínima debe ser de 0,15 cm), deben regularse a la longitud adecuada de la dimensión corporal del menor, evitando que queden sueltos y se enrolle en el cuello. Se recomienda arneses de 5 puntos y utilizarlo en cualquier circunstancia.
  • Si disponen de ruedas, han de contar con freno accionable por pedal, en todas ellas, impidiendo que éstas giren una vez bloqueadas.
  • La estabilidad del producto debe residir durante su uso o por manipulación infantil.
  • Si dispone de partes móviles, éstas no deben producir atrapamientos al estar en movimiento o en contacto con otras partes móviles.
  • No deben existir huecos o salientes que deriven en el enganche de la ropa del niño (sobre todo cordones, cintas, etc., que puedan provocar estrangulación).
  • Los artículos plegables deben incorporar en el sistema de cierre mecanismos de doble acción o bien se debe ejercer una presión adecuada para evitar que la fuerza de un menor pueda abrirlos o cerrarlos. Así mismo deben incluir un sistema de bloqueo que evite la posibilidad de plegado accidental durante su uso.
  • En ningún caso se deben utilizar productos en niños con edades no recomendadas en las instrucciones de uso del fabricante.
  • Deben ser resistentes y duraderos en función del uso masivo que se le da en centros destinados a la infancia, se recomienda revisión periódica de los componentes.
  • Las instrucciones de uso del fabricante debe incorporar información adicional y las advertencias de seguridad necesarias para evitar riesgos durante su uso y mantenimiento.

Añadir a estas recomendaciones generales, otros requisitos específicos que debe disponer el equipamiento de productos de puericultura para centros destinados a la infancia de 0 a 3 años se basa en:

  • Cunas: deben cumplir la Norma UNE-EN 716-2:2008
  • Hamacas: no se pueden utilizar por niños que se pueden incorporar por si solos (EN12790)
  • Tronas: deben impedir que el niño pueda deslizarse hacia delante cuando esté sentado incorporando para ello una barra entre las piernas, además deben contar con protecciones laterales. (EN 14988: 2006)
  • Hamacas siesta: deben incorporar patas que levanten la hamaca del suelo, para evitar el contacto con él, lona transpirable. (XPS 54-045; UNE-EN 71)

MOBILIARIO ESCUELAS INFANTILES

Las características de seguridad que deben cumplir el mobiliario de las escuelas infantiles son:

  • Estabilidad: teniendo en cuenta que pueden existir desniveles e irregularidad en las superficies, el mobiliario debería disponer de patas estabilizadoras regulables para salvar estos defectos. Las patas además, ayudan a salvaguardar los muebles y favorecer su durabilidad y mantenimiento, además de fomentar la higiene de los espacios.
  • El mobiliario auxiliar que no ofrezca una resistencia estructural debido a su ligereza debe contar con anclajes reversibles a la pared para evitar que pueda caer encima.
  • Los elementos como pomos, tiradores, perchas, etc., que se sitúen dentro de la zona de seguridad deberían ser de material blando, evitando contusiones derivadas de golpes y/o choques involuntarios.
  • Todas las puertas del mobiliario deben contar con protección antiatrapamiento de dedos.
  • Los herrajes deben quedar ocultos de la manipulación infantil.
  • La superficie debe ser no porosa, facilitando la limpieza y desinfección; en el caso de ser fabricado en madera ha de contar con la característica de  inastillable, por lo que se recomienda la madera de haya.
  • Las partes móviles del mobiliario, que sean accesibles durante un uso normal deben mantener, cuando estén en movimiento una distancia de seguridad de menos de  0,8 o a partir de 2,5 cm, para evitar atrapamientos de dedos o pies.
  • Los acabados deben contar  con bordes romos y sin salientes traumatizantes, en el caso de incumplirse este requisitos se deben incorporar protecciones anti-traumatismos.
  • Los contenidos de riesgo de lesión o accidente infantil  deberán ser inaccesibles a la manipulación infantil, para ello el continente deberá incorporar seguros de protección infantil o cerradura.
  • Los barnices y pinturas empleados en los acabados del mobiliario deberán ser atóxicos. Para ello se recomiendan los barnices al agua, evitando siempre los de poliuretano por la toxicidad que experimenta al entrar en contacto con la boca del niño.
  • Los cajones y cubetas deben incorporar elementos que eviten la salida completa, para evitar que un niño se pueda tirar contenido y cajón o cubeta encima si lo manipula.
  • Los espejos deben ser de seguridad y estar adheridos a la pared para evitar desprendimientos.
  • Las sillas y las mesas se establecerán en los espacios en función de las tallas acordes a los niños que acoge.
  • El mobiliario que disponga de ruedas ha de contar con freno accionable por pedal, en todas ellas, impidiendo que éstas giren una vez bloqueadas.

SEGURIDAD INFANTIL EN JUGUETES

  • Los juguetes destinados a la denominada “primera infancia” de 0 a 3 años son los que por la vulnerabilidad del colectivo (dadas sus características físicas e inmadurez motriz), además del habitual descubrimiento de las características de los objetos que manipulan a través de la boca, son los que precisan de mayores niveles de seguridad.
  • Se considera que un juguete es seguro cuando atendiendo al comportamiento habitual de un niño, éste no pone en riesgo la seguridad y la salud del menor y otros agentes dinámicos, mientras se utiliza. Para determinar esta denominación todos los juguetes comercializados en la Unión Europea, han de cumplir con la normativa, identificada con el Marcado CE, además de informar al consumidor de forma eficaz del uso apropiado y de los riesgos en el caso de que este uso no se produzca.
  • Una de las normas de seguridad más importantes, es la obligación en todos los juguetes de mencionar aquellos que son destinados a menores de 36 meses, habiendo pasado las pruebas necesarias para verificar que no generan ni contienen piezas pequeñas que puedan ser ingeridas o inhaladas. Así pues los juguetes no destinados a menores de 36 meses y que además tengan implícito riesgos para ellos, deben llevar la advertencia de no adecuados para menores de 36 meses o bien el símbolo que así lo identifica, incluyendo la explicación del riesgo específico que origina esta restricción.
  • Además de los juguetes comercializados, en muchos centros se llevan a cabo propuestas de alto contenido pedagógico con otros instrumentos para realizar el juego que no son juguetes, donde los niños interactúan con diferentes materiales y objetos favoreciendo el aprendizaje por el descubrimiento, la sociabilización, la realidad, etc., son por ejemplo el Cofre de los Tesoros y  el juego heurístico. Para evitar riesgos derivados de la actividad no se deben utilizar objetos que entrañen peligro de lesión o atragantamiento: botes de cristal, legumbres, botones, etc.

ELEMENTOS DE PSICOMOTRICIDAD INFANTIL

Todos los elementos destinados a la estimulación motriz o bien mobiliario realizado en foam deben favorecer el desarrollo y la adquisición de nuevas habilidades sin que ello suponga riesgos para los niños, así mismo las medidas deben estar acordes a la evolución antropométrica de los usuarios, las características y requisitos de seguridad que deben cumplir son:

  • No deben resultar tóxicas al contacto, excluyendo para su fabricación los ftalatos.
  • Autoextinguible (Ignifugo M2)
  • Resistentes a la abrasión, a la exposición solar, a la transpiración, a la saliva humana, a la orina y a la sangre.
  • Deben contar con protección antimicrobiana, antibacteriana y antimicótica.
  • Deben facilitar la limpieza con productos tradicionales fomentando la higiene.
  • En el caso de llevar cremalleras para desenfundar el producto, recomendadas para facilitar la higiene, éstas deben permanecer ocultas a la manipulación infantil, así como evitar posibles lesiones y heridas producidas por el cursor.
  • La densidad de las espumas ha de ser adecuada al peso de los niños: 25 kg/m3.
  • Ofrecer garantías de mantenimiento que optimicen la gestión y los recursos.

 ©      M Ángeles Miranda.

segurbaby.seguridad equipamiento escolar
segurbaby.seguridad equipamiento escolar
segurbaby.seguridad equipamiento escolar
segurbaby.seguridad equipamiento escolar
630 954 031