Noticias

Seguridad infantil en la habitación del bebés

Respecto a la instalación

En las paredes utilizar pinturas atóxicas y lavables que mantengan la higiene del espacio

Los bebés tienen una estrecha relación con el suelo, por lo que estos deben ser cálidos, ligeramente blandos y antideslizantes favoreciendo el desarrollo de las habilidades motrices y minimizando las consecuencias de las irremediables caídas

Las ventanas y los balcones deben ser inaccesibles a la manipulación infantil (ojo con la ubicación de la cuna o cama debajo de las ventanas): instalar sistemas de bloqueoinfantil o redes de seguridad certificadas (nunca rejas)

La protección de luminaria debería matizar la luz directa, la posición natural de “tumbados” del bebé requiere que no se aplique luz directa a sus todavía inmaduros ojos. 

Los enchufes deben contar con protección infantil.

Las puertas con protección antipilladedos y en caso de riesgo de salida autónoma del niño de la habitación instalar una barrera de protección infantil adecuada al espacio a cubrir.

Respeto al mobiliario y equipamiento

La cuna debe cumplir con la normativa legal vigente y seguir las instrucciones del fabricante, el colchón firme y adecuado a la densidad del niño.

Airear la habitación para conseguir un ambiente limpio evitando recargarlo de olores

Todo el mobiliario infantil debe tener bordes redondeados y carente de aristas e inaccesible a los herrajes u otras piezas desmontables

El mobiliario auxiliar que sea inestable lo anclaremos a la pared para evitar que pueda caerse encima del niño

Nosotros también debemos contar con seguridad, por eso un punto de luz (quitamiedos)nos ayudará a orientarnos si tenemos que atender al bebé de noche y no queremos encender la luz, además para muchos niños es un punto de referencia que les da seguridad y tranquilidad si se despiertan.

Las cortinas y los cordones deben ubicarse fuera del alcance de los niños para evitar peligrosos juegos con estos equipamientos, así como con los aparatos electrónicos y suscables.

Los juguetes o elementos de decoración de la habitación deben ser adecuados a las habilidades y destrezas de los niños, además estar accesibles a su manipulación, de lo contrario el niño utilizará todos los recursos a su alcance para conseguirlo. En relación a los juguetes, a aquellos que introducimos en la cuna o en la cama para que duerman con ellos: deben ser blandos, sin piezas desmontables y exentos de pelo.

El paso de la cuna a la cama debe realizarse en el momento adecuado, sobre todo si permanecer en la cuna supone un riesgo de caída desde la misma. Protegeremos al niño de caídas desde la cama con una barrera de seguridad certificada para esta función, asegurándonos de que el modelo escogido se adapte a nuestra cama y no existan huecos de entre 11 y 25 cm para evitar atrapamientos.

Por último recordar que los bebés van adquiriendo nuevas habilidades sin “avisar”, nunca los dejes encima del cambiador o cualquier otro equipamiento donde pueda darse la vuelta y caerse.

 

 

segurbaby.requisitos de seguridad infantil en la habitación del bebé
Seguridad infantil